El Camino Blanco es un nombre que se le da a la vía de auto-conocimiento y desarrollo humano dentro de la cultura maya. Su meta es hacernos SERES HUMANOS COMPLETOS  a través de revelarnos el origen de nuestra existencia, la naturaleza del mundo, así como la función o Proyecto de Vida que desempeñamos en él. Proyecto que nos conduce paso a paso a la plena realización"

CURSO DE INTRODUCCIÓN AL CAMINO BLANCO

La Espiritualidad Maya nos aproxima al origen de nuestra existencia, a la fuente viva de donde emergen todas las cosas (Tyox). Se trata de una espiritualidad íntima, no dogmática y que se desarrolla a partir del contacto directo con lo sagrado. En consecuencia las Fuerzas Creadoras se liberan en tu propio carne y sangre expresando su belleza y originalidad a través de ti.
La Espiritualidad Maya tradicional nos indica un camino de retorno a la naturaleza (Kajulew), esto es, a la experiencia de unidad con el ecosistema. Nos revela que el potencial humano solo puede ser reconocido y debidamente cultivado en base a la toma de consciencia del vínculo profundo y vivo que tenemos con la tierra y sus criaturas, el cielo y sus eventos.

 Camino Sagrado

 

  El Camino Blanco o Saqb'e es uno de los nombres usados en la actualidad para referirse a la senda tradicional de la espiritualidad maya.

 

  Lo más probable es que esta expresión haya sido utilizada para definir la vía espiritual maya durante el emerger del movimiento ancestral que tuvo lugar a finales del siglo XX en Guatemala.

 

 De cualquier manera, su uso es acertado, pues Camino BlancoSakb'e es una expresión simbólica que sintetiza los principios de la cosmovisión maya y su vía espiritual tradicional.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 En diversas lenguas mayas "Saq" significa "blanco". También puede traducirse como "algo hecho a mano". "B'e" significa "camino". 

 

  En la antigüedad se conocían como Saqb'eob' (plural de Saqb'e) a los caminos pavimentados con estuco que conectaban complejos arquitectónicos ceremoniales.

 

 El Saqb'e guardaba esencialmente una función sagrada siendo utilizado para la ejecución de procesiones, peregrinajes y otras actividades rituales. 

 

 Además de una función netamente religiosa, los Saqb'eob' también sirivieron al comercio, así como a funciones políticas y geo-estratégicas.

 

  No obstante y debido a que el componente espiritual siempre se ha filtrado en todas las facetas de la vida social maya de ayer y de hoy, quien ponía el pie en estas sendas no podía olvidar su conexión con lo sagrado.

 

 Lo sagrado es intrínseco al Saq'be del mundo maya clásico, así como la presencia de lo divino es intrínseca al recorrido de todo ser humano por la senda de la vida.

 

 Todas tus vivencias, sin importar el contexto y contenido de las mismas, deben ser descubiertas como una experiencia espiritual, expresiones de lo sagrado o divino.

 

  La familia, la profesión, los amigos... la completa existencia cotidiana... todo es sagrado para el caminante del Saq'be.

 

Camino Vivo

 

  Algunos eruditos afirman que los antiguos mayas llamaron a la Vía Láctea Saqb'e o Camino Blanco y que la asemejaron a un Gran Árbol, quizá a una ceiba.

 Se dice que por este árbol mítico transitan aquellos seres humanos integros que una vez fallecidos han de tornarse grandes "abuelas" y "abuelos".

 

 Y este asunto de la integridad del ser humano nos lleva a abordar un importante concepto filosófico maya: Winaq.

 

 Este término, Winaq, se puede traducir como "ser vivo integro", ya sea que se trate de un vegetal, animal, humano, etc. 

 Entonces, por un lado, el concepto Winaq, por el propio significado de la palabra, viene a decirnos que todas las cosas y criaturas tienen ser y tienen vida

 

 No solamente tendrían ser y vida las criaturas hoy llamadas "orgánicas". Para la cognición maya las piedras, los valles y las montañas, la tierra y los astros son Winaq, tienen ser y tienen vida. 

 

  Por otra parte, Winaq también significa "veinte". Para entender el sentido profundo de esta traducción hay que recordar que el sistema de numeración maya es vigesimal y que al realizar un conteo en dicho sistema, no pasaremos de diecinueve a lo que nosotros entendemos como "veinte". 

 

  El número que completa la veintena será llamado Jun Winaq, el cual lleva consigo el significado de haber llegado a la plenitud, a lo completo.

 

  De ahí, que cuando se afirma que todo es Winaq, se sugiere también que cada cosa y criatura está completa e íntegra en sí misma y por lo tanto, cumple su función en la totalidad de una manera plena. 

 

  En relación a esto, no podemos olvidar que en el sistema calendárico del Cholq'ij hay "veinte" nahuales de los días. El vigésimo día estará relacionado al nahual Ajpu', el cual en lengua maya yucateca es Ajaw o Señor.

 

 Jun Ajpu' es el héroe maya del Popol Wuj y prototipo de aquellas grandes almas que siguen el Camino Blanco hasta su plena realización al ascender desde el inframundo hasta el cielo. Junto a su hermano gemelo Xbalamké vencen a la muerte, la incorporan y trascienden.

 

 Jun Ajpu', según el mito, se convertirá en el sol. Sol del cual se dice en otra parte del Popol Wuj que también es Winaq.

 

 Jun Ajpu' simbolizaría así, el ser y la vida que hay en el sol visible, esto es, su esencia. También, en un sentido matemático, Jun Ajpu' sería sinónimo de Jun Winaq, lo completo e íntegro.

 

 Finalmente, Ajaw es el título dado a los gobernantes mayas. Los cuales, se suponía, habían alcanzado la plenitud. Seres que habían reconocido ser Winaq y que por ello conocían su función en la comunidad y sabían la manera de realizarla cabalmente. El Ajaw era un ser humano integro.

 

  En resumen, Winaq nos dice que todas las cosas y criaturas tienen ser y vida. Una vida plena e integra. Esto es, desde el sol al pequeño caracol, todos tienen una vida que expresa el máximo de sus posibilidades, lo que permite, a su vez, que desempeñen su función cabalmente.

 

 Seguir el Camino Blanco implica reconocer y establecer ese sentido de Winaq dentro de nosotros mismos. Darnos cuenta que vivimos en un mundo lleno de vida en donde debemos llegar a ser íntegros. Conscientes de nuestra potencialidad y función dentro de la comunidad en la que hemos nacido.

 

¿Qué significa "sagrado"?

 

  Sagrado es K'UH en maya yucateco y tiene el sentido de "divino". En k'iche' es LOQ'ALAJ, "algo digno de amarse, respetable"

 

 K'UH se hace patente cuando te das cuenta que en ti reside una esencia espiritual. Una presencia que se siente eterna, plena de fuerza y amor, consciencia y sabiduría, plena de poder creativo.

 

  Lo sagrado dentro de ti está más allá de lo que piensas o crees que eres. No tiene nada que ver con tus convicciones, con pertenecer a una religión o seguir una filosofía.

 

 Lo sagrado es una experiencia. La gran experiencia. Y por ello, lo que se diga a su respecto no te otorgará su conocimiento. Lo único que se puede hacer es animarte a que busques ese encuentro directo con K'UH.

 

 K'UH está en el cuerpo y es lo que le da origen. Su presencia está en tu carne, sangre y huesos. No es respiración pero te la otorga y transmite.

 

 El amor y el pensamiento están hechos y formados a partir de lo sagrado. K'UH es nuestra realidad más íntima. Es lo que en verdad y en esencia somos.

 

 Cuando nos abrimos a lo sagrado, nos damos cuenta que esa realidad tan íntima es compartida. Todas las cosas y criaturas somos hijas e hijos del mismo núcleo divino.

 

 El maíz, la ceiba, los pequeños y grandes animales, los cerros y los valles, el sol, la luna y las estrellas. Todo lo que vemos y tocamos viene de esa plataforma espiritual compartida.

 

 Para vivir lo sagrado en ti, primero debes despertar, darte cuenta que lo "divino" está mirando a través de tus ojos, oyendo con tus oídos y palpando con tus manos.

 

 Si persistes en ese despertar, entonces K'UH retira dulcemente al "ego" pensante y conflictivo para emerger como una presencia silenciosa, profunda e intachable que contempla lo finito desde lo infinito.

 

 Desde lo sagrado surge una gran vitalidad, un amor sólido y una inteligencia creativa que se siente en perfecta unidad con el cosmos.  

 

 Lo sagrado es por ello divino, es K'UH. Es adorable y generador de verdadero respeto hacia ti y hacia los demás, es LOQ'ALAJ

La Espiritualidad Maya tradicional nos indica un camino de retorno a la naturaleza (Kajulew), esto es, a la experiencia de unidad con el ecosistema. Nos revela que el potencial humano solo puede ser reconocido y debidamente cultivado en base a la toma de consciencia del vínculo profundo y vivo que tenemos con la tierra y sus criaturas, el cielo y sus eventos.
La Espiritualidad Maya nos insta a respetar la cultura de nuestros ancestros (Nan-Tat), a honrar el legado de aquellos que nos precedieron, recibirlo, corregir sus falencias y desarrollarlo a través del proyecto de vida para el que nacimos. Solo así podremos abrazar los talentos heredados y ponerlos al servicio de la comunidad, a la par que crecemos en un proceso continuo de auto-realización.
La Espiritualidad Maya indica una senda de reconstrucción de lo humano, lo que implica la recuperación de la sensibilidad de nuestros cuerpos, fundamento que establece la expresión vital auténtica y libre. Implica también regenerar el formato de relación comunitaria a partir del afecto que nos caracteriza como especie, en donde la capacidad intelectual del individuo se emancipa y recupera su originalidad innata, creativa y participativa.

Contacto

© Asociación Kab'awil España