© Asociación Kab'awil España

EL NAHUAL DEL DÍA

 

Cielo y tierra están llenos y penetrados por un principio anímico que origina todas las cosas. Un océano de Poder e Inteligencia hace emerger la existencia. Los sabios mayas k'iche' de la antigüedad le llamaron "Uk'u'x Kaj - Uk'u'x Ulew", Corazón del Cielo - Corazón de la Tierra.

 

El Corazón de la Tierra crea y da forma a nuestro mundo y todo lo que en él habita. Este núcleo espiritual terrestre recibe la influencia del inmenso engranaje celestial, cuyo rector es el Corazón del Cielo, el cual despliega su intención formando y configurando estrellas, incluyendo, por supuesto, al sol que nos ilumina.

Ahora bien, el sol que vemos "no es el verdadero sol". Así reza el texto sagrado maya k'iche' Popol Wuj. El astro rey es solo el contenedor, aspecto físico o reflejo de un principio espiritual profundo llamado Winak: la esencia de lo verdaderamente humano.

Dicha esencia solar o Winak guarda, a su vez, el misterio de los veinte nahuales. Estas son Potencias e Inteligencias que el Corazón del Cielo ha establecido en el sol para crear el Mundo, sus criaturas y en particular a la especie humana.

El término nahual hace referencia a la entidad anímica o identidad espiritual que habita en el interior de cada fenómeno de la naturaleza. Se dice que todo tiene "su nahual": ríos, piedras, plantas y animales. El sol, por su parte, tiene veinte.

Cada uno de los veinte nahuales del sol se entrelaza con otras trece categorías (Raq'an Q'ij). Éstas derivan de la pulsación del sistema de energía espiritual del Corazón de la Tierra.

 

Esta pulsación es pautada, en gran parte, por la luna. En concreto por su principio anímico o sutil, pues siguiendo el dictado del Popol Wuj podríamos también decir que la luna que vemos tampoco es la verdadera luna.

En este entrelazarse de veinte potencias-inteligencias solares y trece pulsaciones lunares se forma una red de 260 nahuales (13 X 20). Estos conforman el catálogo de días del Calendario Sagrado o Cholq'ij

 

NAHUAL DEL DÍA

 12 de octubre 2019

7 KAME

Nacemos y cambiamos desde el principio. Morimos al ayer para un hoy que ha de morir mañana. La muerte, en silencio, mantiene su poder sobre un mundo que vive de lo que muere. Pues todo lo que emerge lo hace alimentándose de aquello que sucumbe.

Entre el nacimiento y el último suspiro la muerte pone un alfa y omega al lapso de días en donde tu has de llegar a la realización de lo eterno en la carne. Realización que sucede gracias a la desintegración del "yo ilusorio".

Quieras o no el día de tu fallecimiento está en el horizonte. En ese momento estarás obligado a la desaparición del "yo" con el que te identificas. Dejarás de ser de una nación. Dejarás de ser hombre o mujer. Dejarás de ser ingeniero o albañil. Caerán todo tus ideales. Y pasarás a SER. Sin más.

Este logro está a tu alcance ahora. Pues el Poder de la Muerte, cuando se integra y se ama, te ofrece la opción de disolver al "yo ilusorio" a voluntad. Pero hay que tener el atrevimiento de cooperar con la muerte. La temida.

Seamos como Jun Ajpu' y su hermano. Bajemos a lo profundo de nosotros mismos. Muramos a los condicionamientos que no nos dejan SER. Hagamos una alianza con la muerte, amiga de lo eterno y enemiga terrible de un "yo ilusorio" que no nos deja REALIZAR toda nuestra HUMANIDAD ahora.

Si bien los 260 nahuales actúan al unísono, será uno de ellos el que regirá durante todo un día. De esta manera, nuestro sol en sincronía con la luna y los demás astros del firmamento (en especial venus), transmitirá hacia todos nosotros el "soplo" de la Voluntad Creadora del Corazón del Cielo. 

 

"Soplo" que reverbera mezclándose con el alma terrestre o Corazón de la Tierra, para así, vibrar en "valles y cerros", "lagos y mares", así como en todas las cosas y criaturas que en ellos habitan.

 

A este "soplo" celestial que nos llega por medio del sol y simultáneamente, desde el núcleo vivo de nuestro mundo terrestre se le llama nahual del día.

VIAJE A GUATEMALA 2019

Un portal hacia ti mismo

Guatemala Tikal Turismo II.jpg

 

Cada nahual del Sagrado Calendario o Cholq'ij es una Potencia/Inteligencia con una función concreta o definida que operará en el proceso de gestación de un bebé humano en el útero materno. 

 

Tras el nacimiento la misma secuencia de 260 nahuales influirá en la formación de la personalidad del individuo durante toda su vida, ya sea desde dentro de él o a través de las circunstancias que le envuelven. 

La influencia del nahual del día afectará nuestro pensar, sentir y actuar, así como cada detalle de nuestra experiencia. Pues cada Potencia - Inteligencia del Sagrado Calendario contiene la información que hemos de incorporar para llegar a ser plenos.

 

Información que manejan los nahuales proviene de nuestros ancestros, la madre naturaleza y de la propia esencia espiritual que nos humaniza, es decir, procede del arquetipo de lo humano centrado en el sol (Winak). 

 

 

 

Depende de nosotros colaborar con el nahual del día para alcanzar el objetivo final para el cual, cada una de esa Potencias/Inteligencias, ha sido destinada por el Padre-Madre de la Vida: engendrarnos como "Hijos de la Luz - Hijas de la Claridad".

Dicho en otras palabras, los nahuales, como expresión de los Creadores - Formadores, son el instrumentos por el cual hemos de tornarnos seres humanos completos (Winak), seres espiritualmente esclarecidos y capaces de expresar fluidamente la Voluntad Creativa de lo Divino en este mundo, en esta tierra.

Los 260 nahuales fueron catalogados hace miles de años en el Sagrado Calendario o Cholq'ij. Gracias a ello podemos saber con exactitud cual es la fuerza espiritual que afectará cada día nuestra personalidad y nuestro experiencia. 

 

Para trabajar con el nahual del día primero hay que reconocerlo en uno mismo. Esto implica, ante todo, tener una noción intelectual que indique el papel que juega dicho nahual en la personalidad humana, las relaciones sociales y la naturaleza.

El siguiente paso, mucho más importante que la simple noción intelectual, es llegar a percibir con claridad la presencia del nahual del día dentro y fuera de uno mismo.

 

Aquí se hace fundamental silenciar el lado racional de nuestra mente para darle atención a nuestro mundo interior. Solo así, libres del "diálogo interno" podremos sentir y descubrir la acción del nahual del día.

 

La experiencia de contacto consciente con el nahual del día es algo de difícil descripción. Nos conduce a descubrir la presencia de lo sagrado en todo, incluyendo nuestra propia persona. 

 

Esto propicia un cambio en la percepción que hará irremediable la profundización de nuestra vida espiritual con todas las consecuencias que eso conlleva.

 

Una vez establecido el vínculo, la mejor manera de trabajar con el nahual del día será agradeciendo su presencia y programándolo para que su "soplo" se manifieste de forma benéfica y fluida.

 

Para ello hay que "dialogar" con él, solicitarle algún efecto positivo en nuestras vidas. De ahí, que la oración alternada con receptividad silenciosa, sea la piedra fundamental de las prácticas espirituales mayas. 

Lo qué vamos agradecer, solicitar o la temática de la comunicación con el nahual del día, depende de su naturaleza y función. Cada nahual tiene su especialidad, a cada uno se le pide lo que le sea pertinente a su esencia. 

 

Además, hemos de recalcar que dicha comunicación será un diálogo, no solo con el nahual del día, sino también con su fuente, el Corazón del Cielo - Corazón de la Tierra.

 

Como diálogo primero somos nosotros los emisores, con nuestros agradecimientos, confesiones y pedidos. Si el vínculo es real, la respuesta no tardará en manifestarse.

 

En cualquier caso, el nahual del día es un portal de comunicación de ida y vuelta con el Espíritu, un portal del cual todos podemos beneficiarnos.

 Aprende astrología maya con nosotros